Buscador de noticias

Translate

20/10/11

Christie's subasta obras de Juan Muñoz, Tàpies y Barceló




La casa de subastas Christie´s subastará hoy viernes en Londres, en su puja de arte de posguerra y contemporáneo, tres obras de los artistas españoles Juan Muñoz, Antoni Tàpies y Miquel Barceló.

La escultura From One to Five–Two (1991) de Muñoz es una de las estrellas de la temporada. Creada en 1991, esta pieza forma parte de la célebre serie de esculturas del artista conocida como 'Conversation Pieces'. Es, además, una de las cinco figuras que se mostraron en la Marian Goodman Gallery en 1991, durante la primera exposición del artista en Nueva York.

Alienación intrínseca

La interacción entre las cinco figuras –o más bien la falta de la misma–, creaba una fuerte tensión enfatizada por sus miradas perdidas mientras se quitaban la ropa. Esta obra sumerge al espectador en una situación en la que la figura renuncia a establecer ningún tipo de relación íntima con su espectador, sumergida en sus propias reflexiones. Una vez más, el artista denuncia la alienación intrínseca a la sociedad contemporánea.

En cuanto a Matèria de les sabates (1987) de Antoni Tàpies, también medita sobre la experiencia de la vida contemporánea. Su monumentalidad y extraordinaria presencia física la sitúan entre las mejores obras de la producción del artista, seduciendo al espectador son su riqueza y calidad táctil.

Enormes zapatos


Pintados sobre tabla, los contornos de cada enorme zapato están tallados con una exuberante marmolina oscura, óleo y látex. Sobre el pie derecho hay una cruz blanca, un recurrente icono en la obra de Tàpies que enfatiza la presencia humana; es símbolo de la fe cristiana, pero también lo es de la muerte, señal del lugar donde descansarán los caídos en conflicto.

Otra obra fundamental de la próxima subasta es el vertiginoso Paseillo negro (1990) de Barceló, perteneciente a la conocida serie de tauromaquias del artista. Ejecutada en 1990, un año marcado por los largos viajes de Barceló a África, coincide con la obra de Tàpies en el rico empaste y la aproximación casi tridimensional al medio pictórico.

Drama en la arena

En Paseíllo negro, Barceló captura con habilidad el esplendor de la primera fase de la corrida, cuando los toreros caminan en procesión ante la multitud que espera expectante la salida del ansioso toro. Invoca poderosamente el drama de la arena, convirtiendo los tendidos en rumorosos remolinos de densos pigmentos que descienden hacia el luminoso ruedo.

El elevado punto de vista da al espectador un cierto carácter de omnipotencia, observando un microcosmos donde la lucha entre la vida y la muerte, el hombre y la naturaleza, ha sido sugerentemente coreografiada durante cientos de años.

Noticias relacionada: 

Fuente recogida en Hoyesarte.
Publicar un comentario