Buscador de noticias

Translate

25/1/09

EL IVAM Y EL CUBISMO

El IVAM reúne en Valencia 145 obras de Pablo Picasso y Julio González que revelan su 'convergencia' con el cubismo

El Institut Valencià d'Art Modern (IVAM) inauguró hoy la exposición 'Julio González versus Pablo Picasso', que reúne 145 obras, que ponen de relieve la "convergencia" entre las creaciones de los dos artistas en sus relaciones con el cubismo, especialmente, en la influencia que el genio malagueño supuso en la búsqueda del "espacio abierto o vacío" por parte del catalán, concepto que revolucionó la escultura del siglo XX. 

EL CAMINO DEL CUBISMO

Julio González y Pablo Picasso compartiereon las mismas influencias artísticas a principios del siglo XX, si bien sus trayectorias se bifurcaron cuando Picasso inició el camino del cubismo y del arte contemporáneo. Julio González tuvo una evolución artística mucho más lenta que, con ciertas diferencias, permaneció paralela a la de Picasso, uniéndose ambas trayectorias de nuevo en la colaboración que mantuvieron entre 1928 y 1930.

La mayoría de los dibujos preparatorios del Cuaderno número 7 están dedicados al problema principal al que se enfrentó Picasso a la hora de abordar la realización de 'Las señoritas de Avignon': el estudio de los desnudos femeninos. A lo largo del proceso puede verse cómo los desnudos se van deformando y desarticulando conforme se geometrizan. Es en esta deformación de los desnudos donde Picasso dió el paso definitivo hacia el cubismo, el movimiento de vanguardia más influyente del siglo XX.

A partir de 1921, Picasso había abandonado ya el vanguardismo para protagonizar en primera persona el desarrollo del arte moderno en lo que iba a ser su período más creativo, el de los años 20 y 30. Mientras tanto, Julio González, a lo largo de los años 20 , comenzó a aproximarse lentamente a la herencia de ese cubismo picassiano que dos décadas antes había ignorado. 

Lo que le interesaba a González, y en esto residía su originalidad, eran las implicaciones que el primer lenguaje cubista, el que se basaba en el dibujo y en la luz, podían tener para una escultura realizada en hierro. De esa reflexión suya y, en menor medida, de la colaboración con el malagueño entre 1928 y 1930 iba a surgir su aportación capital a la escultura del siglo XX.
Publicar un comentario