Buscador de noticias

Translate

19/4/09

El ILC muestra obras de los alumnos del taller de Estampa Experimental


Izquierda, Luis García, director del ILC, y Pepe Fuentes, en el centro, con los artistas de la expos CUEVAS

De sorprendente puede calificarse el conjunto de la exposición dedicada a presentar los trabajos que, durante el pasado año, se realizaron en el taller Estampa Experimental, bajo la dirección del catedrático de la Universidad de Salamanca, Pepe Fuentes.

Una docena de artistas jóvenes, la mayoría leoneses, pero también con alguna aportación de alumnos de la universidad salmantina, dispusieron del espacio del Instituto Leonés de Cultura, para vivir una extraordinaria experiencia en la que Pepe Fuentes les inició en el empleo de los colores conseguidos a través del tratamiento y reciclaje del papel y de otras novedosas técnicas del grabado, para realizar una serie de obras que, ahora podemos comprobarlo, se muestran como de extraordinaria importancia.

Pepe Fuentes ha guiado a estos jóvenes artistas a través del laberinto de un mundo completamente desconocido para ellos, cambiando radicalmente sus conceptos sobre el grabado. «Lo importante -”dice Fuentes-” fue la intensidad y el deseo de investigar y aprender de este selecto grupo. Todos tenían ya una base importante, pero se entregaron de cuerpo y alma a este taller. Lo más difícil del curso para mí, fue intentar no interferir en el proceso creativo de los alumnos. Intenté dejar que fuera su propia personalidad la que se plasmara en los trabajos. Pero, naturalmente, las nuevas técnicas que empleamos han unificado de alguna manera las obras de todos ellos».

Pulpa de papel

En la experiencia se emplearon la pulpa de papel, técnica que prácticamente es invención de Fuentes, y el carborundo, un sistema de fijación de los colores de resultados sorprendentes. Estos fueron los signos de identidad más empleados en cuanto a la técnica. Después, los alumnos, reunidos alrededor del tórculo, fueron creando con absoluta libertad las estampas únicas que ahora se pueden ver en la exposición que se presenta en las salas del que fuera en tiempos Instituto de Higiene, de la calle de la Independencia, ahora flamante palacete dedicado a la cultura por la Diputación. De los frutos de esta singular acción, varias obras por cada participante, una de cada uno de ellos será para el fundo del ILC. Fondo que bien se merecería un lugar de exposición permanente. El profesor también se ha impresionado ante la calidad de los trabajos de los alumnos del taller. «El grupo de artistas participante, entendió desde el principio el planteamiento del curso y sus objetivos, de modo que se entregaron de forma apasionada y total al desarrollo de la experiencia. La amplísima producción de imágenes y su alto resultado son el mejor testimonio de lo sucedido en un curso lleno de magia. Quiero hacer una mención especial al director del Departamento de Arte y Exposiciones del ILC, Luis García, que ha conseguido que tanto el profesor como los alumnos, contaran con todo lo necesario para la realización de este taller, que no es precisamente poco».


Publicar un comentario