Buscador de noticias

Translate

5/7/11

“Es la mirada de quien se atreve a preguntarle cara a cara a Dios”


La muestra del pintor leonés José Manuel Chamorro en Palat de Rey sobre su visión de ‘El libro de Job’ podrá ser visitada hasta el próximo día 30 de julio. SERGIO FERRERO



F. Fernández / León
La iglesia de Palat de Rey acoge desde ayer una muestra muy singular, la del leonés José Manuel Chamorro integrada por 30 obras pintadas en los últimos cinco años, e inspiradas en la figura del Santo Job, más bien en el histórico ‘Libro de Job’ pues cada pieza se acompaña para su interpretación de versículos extraídos directamente de distintos pasajes del ‘Libro de Job’.Máximo Gómez Rascón, presente en la inauguración y de alguna manera responsable de la misma explicaba la génesis de la muestra: “Cuando yo quise poner en marcha en el museo la idea de abrir las puertas al arte contemporáneo, Chamorro fue uno de lospintores que primero respondió y además me sorprendió la calidad de su obra. A aquellos que colaboraron me gusta ofrecerles la posibilidad de exponer en este espacio de Palat de Rey, siempre que haya un tema adecuado. Yo mismo le propuse a Chamorro la idea del ‘Libro de Job’ y éste es el resultado, muy satisfactorio pues creo que ha interpretado a la perfección esta obra, uno de los libros más bellos de la historia, que contiene poesía, prosa, diálogos, tensión dramática...”.Señala Rascón que el pintor se ha sabido salir del contexto bíblico para darle una dimensión más universal. “El libro lo que aborda es el problema del mal, el del castigo, el del dolor llevado por un personaje inocente, como era Job, lo que entraba en contradicción con las tesis mantenidas por los teólogos de la época, los que defendían que el castigo era consecuencia del mal ¿Y cuándo el mal no existe en el castigado como en el caso de Job?. Entonces Job se rebela contra las explicaciones humanas y establece un diálogo directo con Dios, con la verdad. Eso es lo que ha reflejado Chamorro en su obra y creo que con mucho acierto, con esa presencia permanente de un óculo, un ojo vigilante”, señaló Gómez Rascón.El pintor leonés, por su parte, compartió las tesis de quien fue su mentor en este trabajo y señaló que, efectivamente, “estas obras no son una ilustración del ‘Libro de Job’, sino que más bien son un retrato de Job, un personaje que clama por una explicación hasta Dios, que ha perdido su identidad humana y que ha llegado al límite de su desesperación”.
Publicar un comentario