Buscador de noticias

Translate

5/3/09

Walker Evans

Más de un centenar de fotografías originales tomadas por Walker Evans durante seis décadas (1928-1975) se expondrán en la Sala Azca de la Fundación Mapfre (Madrid, España). Instantáneas “vintage” para documentar la carrera del norteamericano que retrató la Gran Depresión: “una de las figuras que más ha influido en el arte contemporáneo señalando el camino a seguir en la fotografía. Sus imágenes son sencillas técnicamente y con ellas allana el camino al arte; todo podía ser bello”, según Pablo Jiménez Burillo, director general del Instituto de Cultura de la fundación citada. Pese a que la exposición se centra en la producción del 35 y 36, pretende ofrecer una visión amplia del cómputo total de la obra y de la actividad incesante de un referente mundial, no sólo de la fotografía, sino del arte en general.


Fotografía documental

Walker Evans ha sido un pilar básico que ha ayudado a desarrollar la fotografía, propulsando esta disciplina y dotándola de una entidad e importancia que ayudaría a futuros fotógrafos a ver en las instantáneas una forma artística de reflejar la realidad y los acontecimientos que les rodeaban; una suerte de medio estético en el que plasmar el fulgor del instante. Para ello se alejó de lo que por entonces se consideraba arte. Del sentimiento, la belleza y el formalismo sugerente que esgrimían los fotógrafos para reivindicar tal estatus para su disciplina, Evans se desprendió abogando por la desnudez, por la plasmación “documental de los hechos", representando los objetos y las acciones despojadas de todo artificio e intervención presuntamente artística. Esta renuncia a la pretenciosidad y al deseo de ser arte es lo que confirió a su producción un carácter artístico que décadas después seguiría siendo admirado: documentos sin ínfulas estéticas, fijando, de forma austera y humilde, tiempo e imagen, eliminando la dicotomía entre belleza y fealdad, otorgando a la imagen su raison d’être. Del artificio artístico depauperado a la claridad y agudeza de la percepción fotográfica, eliminando el falso sentimentalismo y la recurrencia habitual a la que se era tan propenso en la época. Reflejó la complejidad de la sociedad capitalista americana con lacónicas instantáneas en cuya sobriedad radicaba su potente expresión.
Publicar un comentario