Buscador de noticias

Translate

19/1/11

Antonio López quiere presentar su cuadro de la Familia Real en la exposición del Thyssen


"Querría poder mostrarlo en la exposición que tendrá lugar el próximo junio en el Museo Thyssen-Bornemisza. Es obvio que para eso necesito acabarlo antes de que la exposición arranque". Con estas palabras ha explicado el pintor y escultor Antonio López, en una entrevista concedida en exclusiva ahoyesarte.com, su intención de finalizar –tras 14 años de trabajo– su esperadísimo retrato de la Familia Real española.
La obra se encuentra en su última fase de creación y por eso ha decidido trasladarla del invernadero del Palacio Real (donde ha estado trabajando este tiempo) a su propia casa, un sitio más íntimo donde espera terminarlo: "Me resulta difícil hacer afirmaciones contundentes, pues hace falta que el trabajo y la pintura se vayan desarrollando. Yo voy trabajando en esa obra y a veces dejo de hacerlo y la retomo. Ahora he traído el cuadro a casa y estoy buscando un lugar para él, porque el estudio está tan lleno de cosas que necesito vaciarlo y llevar parte de lo que tengo allí a otro sitio para tener el espacio que el cuadro necesita".
Gran expectación
Antonio López (Tomelloso, 1936) es consciente de la repercusión que ha suscitado esta obra, la más grande que ha realizado en su extensa carrera gracias a sus 3 metros de alto y 4,5 de ancho, y la trascendencia que tendrá su presentación: "Quisiera trabajarlo únicamente atendiendo a la intención y al deseo de que quede lo mejor posible. Para eso hace falta una determinada forma de trabajo. Lo que pasa es que por ser el cuadro que es ha trascendido al exterior y eso aporta una situación peculiar. Al cuadro le queda un tiempo todavía, pero me gustaría que para la exposición estuviera terminado y poder presentarlo".
Para el pintor es una obra más, pero reconoce que el hecho de ser un encargo de la Familia Real hace que la pintura trascienda los límites de la privacidad: "Hay obras en las que se tarda más, otras menos, otras que se detienen y no sigues… En el estudio pasan muchas cosas que nadie tiene por qué saber. En este caso hablamos de una obra que rebasa los límites de la privacidad que yo pueda tener. Es un encargo, y ya pagado, sobre el que todo el mundo te puede preguntar, pero no deja de ser un cuadro como otros que haya podido hacer y, como he dicho, ahí puede pasar de todo. Tengo obras que empecé y, por distintos motivos, nunca terminé. No es el caso de ésta, pero necesito trabajar con mucha libertad. Tengo que hacerlo así. Pero esperemos que para las fechas de la exposición esté listo".
Publicar un comentario