Buscador de noticias

Translate

11/2/14

El sector de la cultura relega a la mujer



¿Recibe la mujer trato igualitario en el mundo del arte y la cultura? Cinco asociaciones feministas y de profesionales vinculadas a esos sectores consideran que, a pesar de que la mujer es mayoría entre la población consumidora de libros, teatro y danza, no lo es en la gestión y dirección de la cultura en general. Unos botones de muestra: tan solo el 28% de los museos españoles, el 27% de los cargos directivos de RTVE, el 6% de las orquestas y el 15% de los académicos de la RAE tienen nombre femenino. - See more at: http://www.donesdigital.cat/noticia/887/el-sector-de-la-cultura-relega-a-la-mujer/es/?sthash.UjED45cj.PdutP8XE.mjjo#sthash.UjED45cj.uvMRsWBE.dpuf


 Conscientes de que esa situación constituye un déficit democrático y de que no hay una distribución equilibrada del poder, esas entidades han redactado El Manifiesto por la igualdad de género en la cultura, acompañado de unas 2.000 firmas que han entregado al Instituto de la Mujer. Dichas entidades son: AMIT (asociación de mujeres investigadoras y tecnólogas), CIMA (cineastas y medios de comunicación), Clásicas y Modernas (entidad por la igualdad de género en la cultura), MAV (mujeres de artes visuales) y La mujer construye (arquitectas).

El Manifiesto recuerda que, desde hace décadas, hay tantas mujeres como hombres, o quizá más, entre las personas con carreras universitarias, especialmente en artes y humanidades, a pesar de lo cual no han conseguido proporcionalmente puestos de responsabilidad, que en su mayoría, siguen ocupados por hombres. Esta situación produce contenidos culturales que refuerzan el protagonismo masculino, repercuten en la educación y perpetúan la desigualdad. En consecuencia, las firmantes del Manifiesto exigen el cumplimiento de la legislación vigente -tanto española como europea-, y también la de los manuales de buenas prácticas en el acceso a los puestos de decisión, promoción profesional y concesión de premios en el sector de las ciencias y las artes. El Manifiesto exige que la selección del personal se haga mediante criterios objetivos, con voluntad de respetar la igualdad de oportunidades y desterrando favoritismos y corporativismos. Las cinco entidades plantean la necesidad de que la oferta cultural incluya la obra y el trabajo de las creadoras en similar proporción a la de los hombres, según determina la Ley de Igualdad, y que los medios de comunicación y las instituciones otorguen a artistas, creadoras y científicas una visibilidad acorde con sus méritos.

La entrega del Manifiesto en el Instituto de la Mujer no ha tenido, de momento, respuesta. Pilar Vicente, secretaria general de Clásicas y Modernas, asegura que ese silencio es coherente con el desinterés que la Administración manifiesta hacia los temas de desigualdad y añade que los políticos consideran a la mujer “únicamente como un colectivo, y de ahí no pasan”. El Ministerio de Cultura tampoco ha dado respuesta alguna, un silencio que también ha acompañado a la entrega, hace unos meses, del estudio que analiza el contenido de los libros de texto, en algunos casos marcadamente sexistas. Laura Freixas, escritora y presidenta de Clásicas y Modernas, también firmante del Manifiesto, considera que en los últimos años se ha producido un retroceso en la presencia paritaria de las mujeres en los órganos de gestión en los ámbitos culturales y que no se han erradicado las políticas patriarcales que relegan a la mujer. “No se ha producido una mejora propia de los tiempos”, añade. “Hay que presionar, tenemos que seguir insistiendo”.

Y esa perseverancia debe fundamentarse en datos. Por ejemplo en los siguientes:
En 38 años de historia, el Premio Cervantes lo han obtenido cuatro mujeres, el 9%.
Desde 1977, dos mujeres han logrado el Nacional de Narrativa, el 5%. La primera fue Carmen Martín Gaite, en 1978, y la última, Carme Riera, en 1995. El Nacional de Poesía, cinco mujeres (36%). El de Ensayo, dos (14%).
Las españolas solo protagonizaron el 10% de las casi mil exposiciones individuales durante la última década en los 22 centros de arte del país.
Los directores de los seis principales diarios de ámbito estatal –El País, ABC, La Razón, El Mundo, La Vanguardia y El Periódico de Catalunya— son hombres.
Ninguna española ha obtenido el Premio Velázquez de artes Plásticas.
Las creadoras españolas presentes en Arco apenas llegan al 10%.
Entre las colecciones permanentes en los museos de arte contemporáneo las mujeres representan el 13%.
El reportaje de la revista Letras Libres dedicado a los 100 libros que habían influido “en el devenir de España” en los últimos 100 años solo incluía a tres mujeres. Fueron ignoradas Rosa Chacel, María Zambrano, Ana María Matute, Mercè Rodoreda, Montserrat Roig y Almudena Grandes, entre otras.
Entre los 46 miembros de número de la Real Academia Española (RAE) figuran siete mujeres (incluyendo a Aurora Egido que aún no ha tomado posesión de su asiento), el 15%.
Las artistas representadas en las colecciones del Museo del Prado son el 1,1% del total.
La presencia de mujeres en las orquestas sinfónicas españolas es el 32% del total de los músicos.
La participación de escritoras en la promoción exterior de las letras españolas, organizada por el Ministerio de Cultura, no llega al 28%.
La presencia de mujeres en el Patronato del Archivo de la Corona de Aragón es apenas del 25%.
La autoría femenina de las obras adquiridas por el Museo Reina Sofía no alcanza el 25%.
Desde su creación, en 1980, sólo seis mujeres, el 15%, han recibido el Premio Nacional de Cinematografía.

M. Eugenia Ibáñez.-http://www.donesdigital.cat/
Publicar un comentario