Buscador de noticias

Translate

5/10/14

TIEPOLO , EL ÚLTIMO GRAN PINTOR BARROCO TRIUNFA EN ROMA.


Los Museos Capitolinos acogen una extraordinaria exposición del artista y sus hijos, con 90 dibujos y 7 pinturas

EFE

«Abraham y los tres ángeles» (arriba), «Joven de pie y estudios de tres cabezas» (abajo, izda.) y «El Olimpo» (abajo, dcha.), de Giandomenico Tiepolo que forman parte de la exposición «Los colores del dibujo» en Roma




Fue el último gran pintor barroco. Tiepolo fue famoso en toda Europa como «fresquista» y espléndido dibujante. Por eso Carlos III hizo lo imposible para que trabajara en la corte de Madrid. Ahora es posible admirar su obra en la exposición titulada «Tiepolo: Los colores del diseño». Más de 90 obras, sobre todo extraordinarios dibujos, pero también óleos y aguafuertes, contarán desde el 3 de octubre hasta el 18 de enero 2015, en los Museos Capitolinos de Roma, el arte de Giambattista Tiepolo (Venecia, 1696-Madrid, 1770), quien, junto a sus hijos Giandomenico y Lorenzo, dieron vida al último gran taller de arte veneciano, lo que había sido una tradición secular en la ciudad de los canales.

Gracias a préstamos de obras de diversas colecciones, vistas muy raramente y muy poco conocidas para el gran público, Roma rinde por primera vez homenaje al que está considerado como el último gran pintor del Barroco, un genio que se lo disputaron las más poderosas Cortes europeas por sus magníficas perspectivas y colores maravillosos.
Cuatro secciones

La exposición reúne en cuatro secciones dibujos y aguafuertes del padre y los dos hijos, según temas y modalidad de la técnica. Así, «Idea, proyecto, composición: los paradigmas de la figura» se consagra a la «mecánica» del dibujo y ofrece un recorrido a través de las distintas técnicas pictóricas utilizadas por el artista veneciano y sus hijos.

La ironía es la protagonista de la segunda sección: «Caricatura y esoterismo: los caracteres de la ironía» muestra el universo humano existente en torno al artista desde una perspectiva «aguda» mediante una serie de retratos dotados de una «imprevista carga emotiva». Es una ironía que pretende reflejar, sin herir, los defectos de la humanidad que rodea al artista: «El fraile panzudo» o «El gentilhombre que se duerme en una silla» son algunos de los ejemplos.

En su gran producción gráfica, para Tiepolo fue importante también el paisaje. «Visiones de la Arcadia: paisaje, naturaleza y mito»reúne una colección de piezas en las que el artista plasma con maestría los efectos de la luz y del aire sobre los objetos. Finalmente, la cuarta sección, «A la antigua: decoraciones y diseño», recoge los ejemplos que mejor representan la atención a los detalles que siempre caracterizó la obra de Tiépolo.
En la Corte de Carlos III

Además de los 90 dibujos, la exposición cuenta también con siete pinturas, entre las que destacan «La tentación de San Antonio» y «Abraham y sus hijos». También, una obra de un retrato de una hija de Lorenzo Tiepolo, realizado en Madrid. Carlos III pidió a Tiepolo en 1761 ir a Madrid para decorar el Salón del Trono del palacio nuevo. Debió insistir, porque Tiepolo se excusaba alegando su avanzada edad. Finalmente, con la ayuda de sus hijos, Tiepolo decoró el citado palacio entre el verano de 1762 y el invierno de 1766. Después aceptó otros encargos como pintor de cámara.

Fuente ABC.
Publicar un comentario