Buscador de noticias

Translate

25/4/11

Se encuentran antigüedades en las viviendas del depuesto presidente de Túnez



Según información procedente de funcionarios del Ministerio de Cultura tunecino, varios objetos y antigüedades pertenecientes a los principales museos de este país han sido encontradas en las viviendas de la familia del depuesto presidente Ben Ali, abandonadas recientemente tras la revuelta política surgida en los últimos días.
Muchas de estas piezas confiscadas por la familia procedían del Museo Nacional del Bardo, una institución que alberga la mayor colección del mundo de mosaicos romanos. De acuerdo con Samir Aounallah, presidente del Comité de Museos tunecinos, la esposa del ex-presidente, Leila Ben Ali, utilizaba estos objetos, incluyendo diversos mosaicos y frescos, para decorar las casas de la familia.
La evidencia de saqueo ha sido bien documentada en varios canales de noticias, incluyendo un reportaje de la cadena Al Arabiya TV -con sede en Oriente Medio- emitido el pasado mes de enero, en el que se mostraba la casa de la hija de Ben Alí y su marido Sakhr El Matri, decorada con varios objetos y estatuas antiguas en el vestíbulo e incluso en la piscina de la mansión, junto al mar.
A raíz de la sublevación, las multitudes accedieron a varias de estas casas de los Ben Ali recorriendo sus instalaciones y dejando una serie de pintadas en las paredes que decían: "Esta propiedad es ahora un museo nacional para el pueblo de Túnez."
Sitios arqueológicos también saqueados
Los sitios arqueológicos también han resultado afectados. "Tengo información procedente de fuentes acreditadas que aseguran que objetos procedentes de los enclaves de Cap Bon fueron retirados por el clan Ben Ali", declaraba Aounallah. El director aseguró que “una gran cantidad de estas piezas halladas en las villas familiares han sido ya devueltas a sus lugares de origen”, aunque no podía asegurar si todavía queda alguna por registrar.
Según Julien Anfruns, director general del Consejo Internacional de Museos (ICOM), varios arqueólogos y conservadores internacionales se encuentran actualmente en Túnez valorando los posibles daños sufridos y elaborando inventarios de revisión para los museos del país. A pesar de la violencia de las manifestaciones callejeras llevadas a cabo en los días de la revuelta, los museos estuvieron bien protegidos en su mayor parte. “Los ciudadanos tunecinos fueron muy conscientes de la importancia de preservar los museos”, comentaba Julien Anfruns.
El Consejo Internacional de Museos puso en marcha en 2010 un programa de capacitación para la región del norte de África que tiene como objetivo enseñar a los lugareños cómo proteger a las instituciones artísticas en situaciones de emergencia, como mejorar la disponibilidad de espacio en los museos y como frenar el tráfico ilícito de arte. Aunque el director general sostiene que el ICOM es "muy prudente" sobre la situación política en Túnez, la edición del programa para 2011 no ha sido cancelada.
Hoyesarte.
Publicar un comentario