Buscador de noticias

Translate

11/12/11

EL CLA RESCATA LA OBRA DE JONÁS PÉREZ

Dos de las obras que Jonás Pérez expone en el Centro Leonés de Arte, en el palacete de la avenida Independencia.

Nació en Valle de Mansilla, un pequeño pueblo cercano al padre Esla, a los restos de Lancia y al monasterio de San Miguel de Escalada, hace ya muchos años, tantos que su memoria se niega a veces a recorrer las vivencias de su niñez. «Ochenta años son muchos, sobre todo si durante ellos se ha pasado hambre y han ocurrido cosas tan tremendas como la Guerra Civil, la posguerra o la Segunda Guerra, cuyos ecos y tragedias también llegaron a España», dice Jonás Pérez. Muy bien pudo pasar a la pequeña historia leonesa como uno más de los trabajadores que se rompieron las manos y el alma para poder subsistir. En su caso fue un albañil, un buen artesano capaz de desarrollar con pulso firme la gran variedad de oficios de la construcción. Pero en su interior había más, mucho más. En lo más escondido de su mente Jonás guardaba memoria de unas visiones plásticas que solamente cuando se encontró con el tiempo de más que le dejaba su jubilación, afloró con fuerza. «Siempre me gustó hacer trabajos manuales, tallaba algunas cosas intrascendentes en madera. Después hice alguna incursión en la forja… pero fue cuando me encontré con la piedra cuando decidí que ahí estaba la forma de expresión que había estado buscando durante mucho tiempo».

Y así, desescombrando la piedra, como él dice, quitando todo lo que sobra para encontrar la imagen o la historia que el mineral quiere contar, Jonás se convirtió, sin tener conocimiento de ello, sin intentarlo, sin saberlo, en un escultor, en un gran artista que basa su obra en lo primigenio, en lo que nace de forma torrencial de su alma, del río caudaloso de su memoria genética.

Descubierto por Eduardo Arroyo. Naturalmente hubo un descubridor del trabajo de Jonás. Fue Eduardo Arroyo, vecino suyo en tierras de Laciana. Jonás decidió que Robles de Laciana, en plena montaña, era el mejor lugar para sobrevivir, lejos de las riberas de su nacimiento. «Arroyo me contrató como albañil, para la restauración de la casa que fue de su familia. Allí nos conocimos, hablamos y le comenté lo que hacía en los ratos libres. Vino a verlo y le gustó. Después habló con Luis Martínez y entre los dos han conseguido que mis pequeñas obras lleguen a esta exposición».

Luis Martínez, director de Arte y Exposiciones del ILC, explica así el encuentro: «La primera vez que me acerque al taller de Jonás lo hice de la mano de un gran artista y amigo, Eduardo Arroyo; yo creo que de esto hace algo más de seis años. Nos recibió en la puerta de la finca con un mono azul desgastado y marcado por el trabajo, me observó con una mirada directa e intuitiva en la que descubrí de forma inmediata el sosiego, la paz y la sinceridad de un hombre bueno, que se siente ilusionado y agasajado por nuestra visita. Ascendimos lentamente la cuesta del huerto que lleva hasta su pequeño museo, un barracón con un espacio reducido, donde de forma anárquica se distribuían por las paredes y suelo, unas obras que de forma inmediata me impactaron y sobrecogieron».

Jonás, aunque su gran ilusión es tallar una gran piedra de granito gallego de Porriño, se limita a trabajar sobre lo que encuentra en su entorno, piedras de diferentes cualidades y calidades, incluso cantos rodados.

Un pueblo de artistas. Asegura el veterano artista que en este pueblo, en Robles, él no es un caso único, «Aquí hay muchos artistas, sobre todo dedicados a trabajar la madera, si subes un día cualquiera por la calle principal del pueblo oyes un concierto de radiales. Aquí hay muchísimos artistas. Quizá por eso no hacen caso a mis obras, solamente Arroyo se ha interesad por ellas. Y otra gente como Víctor Manuel y Ana Belén, que me compraron una, o la mujer de Úrculo, a la que regalé una pequeña escultura. Pero siempre de lejos del pueblo».

Jonás Pérez tiene una obra enormemente variada en la que refleja lo que ve: las flores, los animales domésticos, el oso y la cigüeña, o personajes llenos de sensualidad e, incluso, con claras connotaciones sexuales. Venus emparentadas con las de los creadores prehistóricos, bustos que recuerdan las joyas de Mesopotamia, Egipto, Grecia o Roma… pero siempre con su nota personal, con una claridad y una sencillez que las hacen únicas. «Creo que los personajes que esculpo están contentos de que los haya hecho. A veces creo que me miran con cara de satisfacción, no sé lo que dirán ahora en estas salas tan lujosas, lejos de mi cobertizo». Para Luis Martínez, los trabajos de Jonás poseen unas características muy especiales. «Su sistema de trabajo determina en cierto modo el lenguaje primitivo o naif, aunque este término no creo que sea el más adecuado, en las piezas de Jonás Pérez. Se trata de un artista arcaico que se sitúa en pleno tránsito entre el siglo XX y el XXI, justo cuando se alcanza el máximo desarrollo de las tecnologías y al mismo tiempo su aplicación más intensa en los procesos de producción artística, llegándose a situaciones extremas en las cuales el creador niega plenamente el procedimiento de realización manual o producción directa y se aleja de la formalización de la obra, considerando que el acto de creación está únicamente en la elaboración de bocetos, maquetas o proyectos. Por el contrario Jonás deja que sus manos cuenten todo lo que desde hace muchas décadas el artista conserva en su privilegiada memoria».

Lugar: Centro Leonés de Arte.

Horario: de lunes a viernes, de 11.00 a 14.00 y de 18.00 a 21.00; domingos y festivos, de 11.00 a 14.00.

Fuente recogida Diario de León (Marcelino Cuevas)
Publicar un comentario