Buscador de noticias

Translate

2/12/11

UNIÓN FENOSA ILUMINARÁ EL ANTIGUO EGIPTO

Foto recogida del Pais.


Excelentes noticias para la arqueología española, capitaneada en el Antiguo Egipto por José Manuel Galán. Tras verse obligado a suspender en enero pasado su X campaña de exitosas excavaciones por las revueltas del pueblo egipicio contra el sátrapa Mubarak, el equipo del arqueólogo del CSIC podrá seguir excavando en Luxor. Ayer, el presidente del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC),Rafael Rodrigo, el director general del grupo Unión Fenosa Gas,Alessandro Della Zoppa, y el presidente de esta compañía, José María Egea, firmaron un acuerdo de colaboración para proseguir con la excavación, restauración y publicación de las tumbas de Djehuty y Hery, que se llevan a cabo desde hace una década en la necrópolis Dra Abu el Naga, en Luxor (Egipto). La firma se ha realizado en el Ministerio de Ciencia e Innovación, en un acto que contó con la presencia de la ministra Cristina Garmendia y del egiptólogo del CSIC y auténtico alma máter y pater del proyecto Djehuty, José Manuel Galán, que reveló detalles de la nueva campaña de excavaciones.
Dos mil años a la luz


Unión Fenosa Gas aportará 300.000 euros al proyecto. Este acuerdo pone de manifiesto el compromiso de Unión Fenosa Gas con el campo de la investigación. La compañía mantiene unos vínculos muy estrechos con Egipto, donde cuenta con una planta de licuefacción de gas en la localidad de Damietta y más de 200 empleados, señaló Egea.


Las excavaciones del equipo de José Manuel Galán tienen como objetivo explorar el área donde se encuentran las tumbas de Djehuty y Hery, dos altos dignatarios de la corte egipcia entre el año 1500 y 1450 a. C. Los investigadores están documentando dos mil años de utilización y reutilización de esta necrópolis, donde los enterramientos de distintas épocas se superponen.




El equipo del CSIC espera descubrir doce nuevas tumbas


«Creemos que nos esperan enterradas más de una docena de tumbas nuevas desconocidas hasta la fecha. Es posible que no todas se conserven en buen estado, pero con que sólo la mitad tengan parte de su decoración original, el proyecto tiene por delante años de investigación prometedores», sostiene José Manuel Galán.


Durante la X campaña, el equipo de Galán alcanzó el pozo funerario de Hery, propietario de una de las tumbas vecinas de Djehuty. Vivió 50 años antes que éste y su monumento funerario es uno de los pocos decorados que se conservan de esta época. Según los arqueólogos, Hery estuvo emparentado con la familia real, quienes construyeron el imperio egipcio extendiendo su influencia política, económica y cultural sobre Nubia, Palestina y Siria. Los egiptólogos seguirán excavando en este pozo durante la próxima campaña para descubrir el estado de su enterramiento y ajuar funerario. Toda la información que recojan servirá para reconstruir la vida social y religiosa de un periodo relevante en la historia del antiguo Egipto.


Además, en la interrumpida X campaña por las revueltas del pueblo egipicio hallaron un depósito de más de 80 figurillas de barro pintadas de unos 3.000 años de antigüedad. Las estatuillas, denominadas shabtis, pertenecieron probablemente al ajuar funerario de un sacerdote. La X campaña supuso también el hallazgo de un gran santuario y cementerio animal de época grecorromana. Los arqueólogos hallaron en la falda de una colina, unos metros más arriba de la tumba de Hery, una gran galería subterránea con media docena de habitaciones que contienen numerosas momias de ibis, halcones y otros animales.




Galán lleva una década prodigiosa descubriendo el Atapuerca egipcio


Durante esta década en esta gran necrópolis de la antigua Tebas, dominada en el extremo norte por la colina de Dra Abu el Naga. se han logrado documentar enterramientos desde el año 2000 a. C hasta época romana y sacado a la luz objetos arqueológicos de incalculable valor. Entre los principales hallazgos del proyecto destaca «La tabla del aprendiz», -que se exhibe en el Museo de Luxor-, un singular «pizarrín de escuela» utilizado por un estudiante para aprender a manejar el pincel, a escribir y a dibujar. El dibujo supone el primer retrato frontal conocido de un faraón del antiguo Egipto. La VII campaña, en 2008, destapó, medio metro por debajo del nivel del suelo, el enterramiento intacto de un arquero que vivió 500 años antes de Djehuty. En el interior de esta tumba de 4.000 años de antigüedad se encontraba el cuerpo momificado de este guerrero, llamado Iqer, acompañado por tres bastones de mando, dos grandes arcos y cinco flechas. Los arqueólogos han concluido la restauración de su ataúd. Los egiptólogos comandados por José Manuel Galán llegaron en 2009 hasta la cámara sepulcral de Djehuty, de 3.500 años de antigüedad y ubicada a 12 metros de profundidad, un hallazgo que les maravilló por la decoración, ya que el monumento tenía las paredes y el techo escritos con pasajes del Libro de los Muertos.
Tarta, sangría y jamón


El día en el que el pueblo egipcio se levantó contra el tiranosaurio Mubarak, en enero pasado, el arqueólogo José Manuel Galán y su equipo iban a celebrar su décimo aniversario de excavación ininterrumpida en la tumba de Djehuty. Sobre el mantel de la casa rural (el mítico Marsam) que los acogía, tarta, sangría, jamón serrano y una gran amistad forjada tras una década de prodigiosos descubrimientos en el Atapuerca de Egipto. Cuando surgieron las primeras revueltas egipcias, el equipo de Galán se vio obligado a interrumpir su extraordinario trabajo de rescate del antiguo Egipto: el nuevo Egipto se estaba levantando contra el opresor. Se vivían momentos de emoción y trascendencia: «Para la sociedad egipcia y para nosotros, era un cambio muy importante pasar de la dictadura a tratar de instaurar la democracia», explicaba José Manuel Galán. Durante sus diez años en el Antiguo Egipto, Galán y su equipo han contratado a un centenar de trabajadores nativos de Luxor y alrededores que «más que amigos son parte de nuestra familia, por lo que nos preocupan y les deseamos lo mejor».


En el cuaderno de bitácora de la excavación de Djehuty, fuente pionera en internet desde hace una década cuando apenas existían los blogs, José Manuel Galán y su equipo anotaron: «...El mudir preparó una sangría versión West Bank, con vino Omar Khayyam y Sprite, salteado con pedazos de limones y naranjas de aquí buenísimas. Pero eso no fue nada comparado con el estupendo salmorejo de Angie, las tortillas de patata, y el mullaor de Joan (parecido a la escalibada). Dos fabulosas tartas endulzaron el final. Un festín, como si se tratara de la celebración de la bella fiesta del valle en honor a Djehuty. ¡Larga vida a Djehuty! Di-ankh-er-djet-neheh mi-Ra...». Sobre las cinco de la tarde del viernes 28 de enero, mientras degustan la tarta del X aniversario, saborean un ron Matusalem o un Macallam, o fuman una «shisha» de cereza, en Luxor las revueltas eran más suaves que en El Cairo. Pero, aún así, ardía en llamas un edificio del Gobierno, un par de estaciones de policía, y se apedreaab la biblioteca Suzanne Mubarak: «El epílogo, horas después, fueron gases lacrimógenos, carreras por las calles y disparos al aire... Era mejor perder la mitad de una campaña que lamentar pérdidas más graves». Galán y su extraordinario equipo volverán en 2012 gracias al patrocinio de Unión Fenosa Gas. «Nos esperan enterradas una docena de tumbas de Djehuty y Hery nuevas desconocidas».

FUENTE DE TEXTO RECOGIDO ABC.
Publicar un comentario