Buscador de noticias

Translate

15/11/09

«El País Valenciano se ha llenado de esculturas que son unas 'castañas'

Sus inicios en la pintura
Nace en 1936 en Tomelloso. Sus padres eran labradores y él, era el mayor de cuatro hermanos. No continuó con el oficio familiar, ya que desde joven demostró un gran talento con el dibujo, por lo que su tío Antonio López Torres, un pintor local de paisajes, le animó a dedicarse a la pintura. Su primera formación la recibió de su tío y en 1949 se instala en Madrid para preparar el ingreso en la Escuela de Bellas Artes de San Fernando de Madrid.

El artista regresa a Valencia para dar una conferencia en la Fundación Mainel sobre el arte y la figuración .


Antonio López acudió ayer a Valencia junto a Juan José Aquerreta para ofrecer una conferencia en la Fundación Mainel. La charla llevaba por título 'Figuraciones'. El pintor mantuvo previamente con algunos medios de comunicación unas palabras para desgranar su visión del arte, de la vida y de la sociedad actual. Premio Príncipe de Asturias de las Artes, Antonio López habla con tono robusto. Muy convencido de cuanto dice, honesto en sus palabras, sus referencias a otros artistas son continuas: Baroja, Picasso, Serrat, Dalí, García Márquez... Y cuando otros hablan, él escucha con la mirada caída. Como queriendo potenciar su sentido auditivo reduciendo el visual. Es auténtico. Por eso cuando habla también. Y eso distingue a los grandes de los mediocres.
-¿Qué es arte y qué espectáculo?
-¿Pero qué es arte, qué es espectáculo...? En el arte de la pintura hay una parte de espectáculo. Ya desde el Renacimiento con cuadros de Rafael. Los hombres quieren bulla, divertimento. Bacon, Van Gogh... los hay que entran en esa zona central de transmitir un sentimiento. Pase lo que pase. Pero en general es espectáculo.
-¿Qué le aporta a usted el arte?
-El trabajo me llena la vida. Me da para vivir. Me permite conocer a las personas, a las de mi vida, en todos sus aspectos. Baroja decía que si hubiera tenido dinero no hubiera escrito una sola línea...
-¿Qué busca en el arte?
-¿Qué busco? (duda unos instantes) Resulta difícil... Hay algo, un chispazo que te lleva a tu relación con el mundo. Es como un coito. Nos han puesto en la mano, gente de muy atrás, los instrumentos y las herramientas para plasmar todo ese trastorno emocional. En el comienzo uno encuentra algo, una señal. Y para llegar a ella necesitas un trabajo. Yo necesito mi trabajo para relacionarme con el exterior, para relacionarme con mis semejantes... para comprender el mundo. Algo tiene el ser humano que le lleva a eso. Gabriel García Márquez dice que escribe para que le quieran más. Yo no lo creo. Hay más. Puedes arriesgar tu propia vida en la consecución de tu propia aventura.
-¿Qué opina de la enseñanza a los niños que insiste en despertar el interés por la cultura?
-Tengo cuatro nietos y nunca he ido con ellos al Prado. No hay que forzar ciertos tipo de cultura. Si yo fuera educador, a los niños les alimentaría bien, les daría algunos libros a cierta edad y les dejaría sus espacios. Luego, que cada uno se acerque, si quiere, según su sensibilidad. Pero hay gente que no necesita eso.
-¿La sociedad del momento es la que más atención presta a ese empeño?
-La Humanidad le dedica tanto espacio y tanto dinero para que la cultura llegue a los niños... La mala cultura la genera la mediocridad humana. No tendría que ser así, pero siempre es así. En todas las épocas. ¿Por qué hubo tanto mediocre en la época de Velázquez? Despuntó sólo él. Y entre él y Goya se creó un silencio. Ahora mismo, en escultura, nunca se han hecho obras tan malas como las que se hacen ahora. El País Valenciano se ha llenado de unas 'castañas' magníficas...
¿Cómo valora la exposición 'Visión de España' de Sorolla?
-Lo de Sorolla me parece muy bien.
-Pero, ¿le sorprende la repercusión que ha tenido?
-Lo que no se puede es comparar Sorolla con Velázquez... ¡¡igual Sorolla es mejor!! O no. Lo que está claro es que Sorolla tuvo mucho éxito en su momento, y ese éxito le mató. Cuando yo me formé como artista, se nos decía que Sorolla era veneno. Y ahora está ahí arriba... esto te demuestra que en esta vida hay que ser muy prudente.
-¿Qué actitudes predominan hoy día en el arte?
-En esta época lo que hay son actitudes peligrosas. Es como si estuviéramos cansados de nosotros mismos. La naturaleza está siendo una de las primeras víctimas cuando, precisamente, es la madre de todos nosotros. Ahora el hombre es capaz de destruir una montaña, de cambiar el clima... eso antes no ocurría. Antes el hombre era una hormiga minúscula en el mundo. Si el hombre se malogra, se malogra con el arte incluido. El arte del siglo XX es terrorífico. Si uno ve un cuadro de Francis Bacon piensa que así es como quedaría el hombre después de que estallara una bomba de neutrones.
Publicar un comentario