Buscador de noticias

Translate

13/11/13

Amancio: «Los escritores leoneses son los reyes del siglo XXI»


Autodidacta y de pueblo. Amancio González figura en la lista de artistas del Archivo Documental de Castilla y León creado por el Musac en el 2010, pero su obra, apreciada, fotografiada e incluso manoseada en la calle, no ha entrado aún en el templo del arte contemporáneo de la Comunidad.

El proyecto de Amancio González con los escritores leoneses duerme en su taller a la espera de que alguien se interese.

Nacido en Villahibiera de Rueda hace 48 años, González estudió en la escuela de aprendices y fue ferroviario durante varios años. «Allí vi a los hombres de cuarenta años trabajar con el hierro y pensé: ‘Eso quiero hacer yo’». Y lo consiguió, pero no como ferroviario, sino como escultor. Antes probó con muchas artes, empezando por la pintura, en el estudio de Alejandro Vargas. Al regresar del servicio militar tuvo el primer contacto con la escultura: «Me puse a dar golpes y sentí la emoción que buscaba», confesó el artista en la última cita del Círculo de Mujeres Periodistas Pilar Casado celebrada en la Bodega Regia.

Recién llegado de Croacia, donde ha participado en una creación colectiva, Amancio González se afana ahora en Barrio de Nuestra Señora con un nogal del que saldrá su próxima obra. Todavía no sabe muy bien lo que saldrá, aseguró.

Con el tiempo, la técnica ha dado paso en su obra a una mayor libertad creativa en busca de emociones. «La neurología estudia el cerebro de las personas desde hace unos siglos, pero la escultura lo viene haciendo desde el principio de la humanidad», subrayó.

Muy crítico con la burbuja del arte contemporáneo y con los círculos de amistades y las «mafias blancas e incluso sexuales» que han decidido lo que es o no digno de exponerse en los grandes museos, González admitió que «fue un golpe de suerte» que su escultura Vieja Negrilla fuera colocada en la plaza de Santo Domingo. «Es un lugar privilegiado que funciona muy bien», agregó. Una anécdota muy curiosa con esta obra la vivió en la serrería donde «me dejaron trabajar» varios años en Barrio de Nuestra Señora: «Fue una señora por allí y alabó lo que estaba haciendo. Esto sí que es arte, no como esa cosa que han puesto en la plaza de Santo Domingo», le dijo. El artista echó mano de su sabiduría rural y guardó silencio.

La obra tiene su pareja, desconocida para mucha gente en León, en un parque escultórico de Candás (Asturias), donde el artista leonés trabajó con una beca de la fundación Antón. Se titula Pescador y fue realizada en 1993.

Fiel a los materiales nobles del arte de la escultura —madera, piedra, bronce— «porque aún tengo mucho que decir con ellos», comenta con entusiasmo sus experiencias con Castorina y su Maternidad en Astorga y con el barro y el arte de la cerámica en Ponferrada, donde ejecutó un torso varonil. «El cuerpo femenino me interesa mucho, pero me expreso con la figura del hombre porque busco representaciones del ser humano», añadió.

En su taller de Lorenzana esperan los 27 bustos de escritores y escritoras de León que ideó hace ya cuatro años como un homenaje a quienes considera «nuestros reyes del siglo XXI». Ramón Carnicer es el único que ha encontrado sitio, con motivo del centenario de su nacimiento, en la plaza de la Libertad de Villafranca del Bierzo.

Preguntado por el lugar donde colocaría a estos reyes, Amancio González no dudó en señalar la avenida de los Reyes Leoneses, en Eras de Renueva: «Los escritores leoneses son nuestros reyes del siglo XXI», reiteró. Y como reyes deberían ser tratados en una ciudad que, año tras año, aspira aún sin éxito a ser la Ciudad de la Literatura de la Unesco. Amancio González comentó también sus experiencias en Turquía, donde ha vivido el contraste vital y cultural de un país emergente, deseoso de ser admitido en Europa.

Fuente Diario de Leon.
Publicar un comentario