Buscador de noticias

Translate

13/11/13

El dibujante Siro dona a la Biblioteca Nacional cuarenta de sus caricaturas


El dibujante Siro dona a la Biblioteca Nacional cuarenta de sus caricaturas

Siro López Lorenzo, Siro, es uno de los grandes caricaturistas españoles de las últimas décadas, desde que especialmente comenzara a hacerse muy popular a partir de 1970 por sus dibujos en los años de la Transición.

Precisamente, el dibujante fue uno de los participantes más en la exposición «La Transición en tinta china», celebrada en la Biblioteca Nacional de España del 28 de mayo al 25 agosto de este 2013. A lo largo de más de cuatro décadas de trabajo sus dibujos han sido publicado en cabeceras como «La Región», de Orense, «El Ideal Gallego», «La Voz de Galicia» (desde 1984, hasta el 2006, año en el que se jubiló), y «Diario 16». Desde enero del 2010, publica semanalmente en la edición de Ferrol de «La Voz de Galicia».


Ahora, Siro ha decidido donar a esta institución un buen puñado de sus fantásticas caricaturas, que «aunque fueron publicadas en periódicos, era las más ambiciosas», reconoce Siro.
Así surgió la idea

La idea de esta donación surgió al hilo de la citada exposición. Tanto a su comisario, Francisco J. Bobillo de la Peña, como a la directora de la BNE,Ana Santos, les encantaron los cinco dibujos que Siro mandó a la muestra y le pidieron alguna caricatura para el fondo de la institución. Y no fue una, fueron más de treinta. Entre ellas están recogidos personajes como José Legrá, Mingote, Borges, Alberti, Antonio Gala, José Borrell, José María Aznar, Marujita Díaz, Laura Valenzuela, Ibarreche... Reflejo muchas de ellas de aquella Transición en la que tan importante fue el diseño gráfico, como reconoce el dibujante gallego. Profesión hermosa, pero hasta peligrosa, pues al propio Siro algunos de sus trabajos le llevaron a los tribunales, incluso hasta a un consejo de guerra, «por intento de sedición e incitación a la misma». Le pidieron seis años de cárcel, pero la amnistía le salvó de la prisión. Y es que en aquellos años, dedicarse al humor gráfico era sudar tinta china.

Fuente abc
Publicar un comentario