Buscador de noticias

Translate

30/1/12

DAMIEN HIRST CONTINUA EL ESPECTÁCULO.


Las once sedes de la galería Gagosian exhiben simultáneamente 300 cuadros de puntos de colores del polémico artista.

Lunares multicolores inundan desde hoy las once sedes de la todopoderosa galería Gagosian, repartidas por ocho ciudades (Nueva York, Londres, París, Los Ángeles, Roma, Atenas, Ginebra y Hong Kong).

No es que se hayan contagiado del espíritu de la Feria de Sevilla, pero casi, pues folclórico es un rato largo el británico Damien Hirst, autor de las 300 obras que componen esta exposición simultánea, «The Complete Spot Paintings 1986-2011», que permanecerá abierta hasta el 18 de febrero. Dos tercios de las obras no están a la venta (han sido prestadas por coleccionistas, museos y centros de arte), pero cien de ellas sí pueden adquirirse.

Es el nuevo golpe de efecto con el que el tándem Hirst-Gagosian o Gagosian-Hirst (tanto monta) trata de resucitar a este artista, que perdió de un plumazo el trono del mercado del arte que ocupó durante un tiempo. La estrella más mediática del circo artístico de las últimas décadas, uno de los enfants terribles de los Young British Artists, quiere recobrar el brillo de antaño.

Su aureola comenzó a forjarse a comienzos del siglo XXI. En 2008 protagonizó una subasta histórica en Sotheby's, el mismo día que Lehman Brothers saltaba por los aires y con ello toda la economía mundial: el artista sacó a subasta 220 obras (incluido su célebre becerro de oro), saltándose a la torera a las galerías de arte.

Se dijo que había obtenido un montante de 200 millones de dólares, pero poco tiempo después surgió la sospecha de que muchas de las obras las habían comprado sus propios marchantes para aumentar su cotización.En 2008 llegó a estar en lo más alto de la lista de los más poderosos del mundo del arte que publica anualmente «ArtReview».En la última ocupaba el puesto 64.

Su marchante Larry Gagosian bajaba en 2011 del primer puesto obtenido en 2010 al cuarto. Según Artprice, la cotización de Damien Hirst se debilitó fuertemente en 2009 y 2010, siendo relegado al puesto 98o en el ranking de artistas.
En abril, en la Tate Modern

Pero ya dicen que el espectáculo debe continuar. Y de eso tanto Damien Hirst como Larry Gagosian saben un rato. Hirst sabía que debía reinventarse y así lo ha hecho. Hoy estará en Nueva York para el lanzamiento de la operación. Está previsto ofrecer una «pintura Spot» a la primera persona en visitar todas las exposiciones de cada galería Gagosian.

Poco premio parece para el que tenga el valor (y las ganas) de recorrer ocho ciudades de tres continentes viendo cuadros de puntos de colores. Y la Tate Modern se ocupará de relanzarle internacionalmente de nuevo a partir del próximo mes de abril. Coincidiendo con los Juegos Olímpicos de Londres, el museo le dedicará a Hirst la mayor retrospectiva de su carrera.

Por si todo ello no fuera bastante, el pintor británico David Hockney también ha puesto (involuntariamente) su granito de arena despertando el morbo con unas declaraciones en las que criticaba la forma de trabajar (más bien de no hacerlo) de Damien Hirst. Aunque días después se retractaba de sus palabras, en una entrevista arremetía contra el uso de Hirst de emplear ayudantes en sus producciones.

Y así es: un joyero hizo su famosa calavera de diamantes (dicen que vendida por 100 millones de dólares, aunque también esto se puso en entredicho), un taxidermista se ocupó de su célebre tiburón en formol y casi todas sus obras de puntos de colores las han hecho sus asistentes. Él se jacta de haber realizado solo cinco. «Cuando vendí una, usé el dinero para pagar a gente que hiciera las demás. Me aburría mucho», confesaba. El tsunami Hirst promete arrasar de nuevo el mercado del arte. Solo falta por saber cuánto durará esta vez.

Su cotización en subasta

N. P. MADRID
1. «Title Lullaby spring», vendida en 2007 en Sotheby's Londres por 19,2 millones de dólares
2. «The golden calf», vendida en 2008 en Sotheby's Londres por 18,6 millones de dólares
3. «The kingdom», vendida en 2008 en Sotheby's Londres por 17,1 millones de dólares
4. «Eternity», vendida en 2007 en Phillips de Pury & Company de Londres por 9,6 millones de dólares
5. «Fragments of paradise», vendida en 2008 en Sotheby's Londres por 9,3 millones de dólares

Fuente recogida ABC Cultural.





Publicar un comentario