Buscador de noticias

Translate

19/10/12

Desentrañando el enigma de las catedrales góticas


El historiador José Luis Corral (Daroca, Zaragoza, 1957) deja claro en su última obra, El enigma de las catedrales (Planeta, 2012), que desde su origen, a mediados del siglo XII, las catedrales góticas han ejercido una fascinación extraordinaria en cuantos las han contemplado; asentando, además, en el imaginario colectivo la impronta de una fabulosa y legendaria Edad Media.



Tras una década de viajes y consultas bibliográficas, Corral introduce al lector en esos grandes templos luminosos, levantados a la mayor gloria de Dios, para desvelarle los porqués de su construcción, así como los mitos y misterios que se ocultan tras sus piedras, sus esculturas, sus laberintos y sus vidrieras.



Recorrido minucioso

El enigma de las catedrales recorre los principales templos góticos de Europa y España. Lleva al lector al momento exacto de la construcción de las más significativas de este estilo, ofreciendo todos los detalles técnicos, pero también curiosos, que le dan su carácter único. También hace una breve visita a las levantadas al otro lado del Atlántico, sobre todo en Estados Unidos y Ecuador.

Lejos de ser una historia de arquitectura, este es un "ensayo para comprender en toda su extensión lo que significaron las catedrales góticas para la humanidad del Occidente medieval entre los siglos XII y XIV".

Para reforzar las tesis del autor, el libro se acompaña de numerosas ilustraciones, e incluye un catálogo de las principales catedrales góticas en el que se recogen datos como las fechas de construcción, los maestros constructores que intervinieron, las medidas y la descripción de la planta.

Más que edificios

Para José Luis Corral, "una catedral gótica puede explicarse como un edificio compuesto por materiales de construcción organizados según unas técnicas concretas y presentado con un determinado estilo; pero es también un texto semiótico que contiene un mensaje expresado a través de unas claves que es preciso conocer para poder entenderlo en su totalidad. Sin duda, uno de los edificios más notables de la historia de la arquitectura universal".

La catedral gótica es algo más que un edificio, que sobrecoge al visitante que se introduce en ella. Fueron concebidas para ser la imagen del paraíso cristiano en la tierra, un lugar luminoso y lleno de energía, símbolo de la altura y la posición que los representantes de Dios tienen en la sociedad de ese momento. Su arquitectura, como decía Viollet-le-Duc (uno de los máximos defensores del estilo gótico), "estaba basada en un sistema de valores culturales y técnicos cargados de una profunda inteligencia y una sistematización racional".

Idiosincrasia cultural

Muchos han sido los historiadores que han defendido el gótico como la genuina idiosincrasia cultural de la Europa cristiana y occidental. Para algunos, como Willhem Worrigener, es "la expresión en piedra de la tradición celta, que simulaba con el diseño de las catedrales los bosques primigenios europeos"; para otros, como Hans Sedlmayr, es "la representación poética en piedra de la esfera celeste". Pero, para todos, es el estilo en el que se expresaba la belleza más sublime, como una manera de acercarse a la belleza infinita.

Un edificio tan majestuoso como una catedral gótica es el escenario perfecto para dejar volar la imaginación. "Por eso -concluye José Luis Corral-, mientras sigan ahí, como testigos prodigiosos de un tiempo remoto y legendario, su imagen nos conducirá al recuerdo de una época luminosa y brillante en la que unos pocos seres humanos pretendieron conquistar la luz y emular en la tierra, con piedras y vidrios, la construcción del universo, cuya obra atribuían a Dios".

Fuente Hoyesarte
Publicar un comentario