Buscador de noticias

Translate

8/2/14

EXPOSICIÓN DE PINTURA LUIS PRADO ALLENDE "SITO"


SALA DE EXPOSICIONES LUCIO MUÑOZ 
EDIFICIO JUNTA DE CASTILLA Y LEÓN 

DEL 6  AL  27 DE FEBRERO  LUNES A VIERNES DE 9 A 14 HORAS.



Luis Prado Allende nos convoca de nuevo a una contemplación de trasfondo, siempre al dictado de un entendimiento claro y dinámico en el que la magia de sus pinceles pone ante nosotros la belleza indescriptible de escenarios naturales y el sabor añejo e ilustrado de rincones históricos de la ciudad de León. 
Prado Allende oriundo de Siero de la Reina, en los dominios montaraces del noroeste de León, uno de esos pueblecitos que humanizan los incomparables paisajes de los Picos de Europa y a los que el pintor liga, además de su pasión vital, su vocación al arte. De ahí que la montaña sea el resorte, la causa para que disfrutemos del gozo a que le mueve la sola contemplación de tanta magnificencia. Porque conoce, vive y siente los farallones y macizos pétreos, las sendas, trochas y gargantas de su cuna geográfica desde su infancia. 
El secreto de Prado, pues, secreto de plaza y foro, es la Naturaleza. Por ello acude a los reinos que la colonizan, con la intención de registrar los impulsos de la vida, la pureza del aire y la fragilidad de la luz, y ante ellos se libera, abandonado a las sensaciones que le surcan los adentros y la impronta que tales parajes cincelan en su interior. 
De resultas, Prado refiere la identidad y la esencia de esta porción leonesa de orogénesis alpina con pinceladas fluidas y firmes, a veces simplemente trazadoras, y pone encaje blanco en los pliegues de las moles calcáreas y sordina a las luces albas y a las crepusculares, a la búsqueda de una imagen de infinitud y de grandeza que, finalmente, nos vuelve a nuestra medida, a lo que somos, dando entrada la relatividad humana, con sus despropósitos y ambiciones desmedidas. 
Prado Allende refleja todo esto y más con su sutileza cálida y almibarada, en estas anchuras sugerentes, de potencia contenida, que debemos contemplar más allá de lo representado, en clave cultural, como paradigma de toda una civilización en la que perviven y laten las ensoñaciones y esfuerzos de las generaciones anteriores que supieron mirar y sentir su medio como vemos que hoy lo hace el artista. 


MANUEL LINARES-RIVAS DE EGUÍBAR 



Publicar un comentario