Buscador de noticias

Translate

30/3/12

La obra de Vasari parece ocultar el fresco perdido de Leonardo



 

Parece que se desvela un misterio de siglos: La batalla de Anghiari, fresco inacabado obra deLeonardo Da Vinci, del que mostramos un boceto en esta noticia, ha vivido durante todo este tiempo en el Salón de los 500, una de las salas principales del Palazzo Vecchio de Florencia, bajo otra obra, La batalla de Scannagallo, de Giorgi Vasari, célebre arquitecto, pintor e historiador del arte italiano. Un equipo de expertos dirigidos por el conservador Maurizio Seracini (Florencia, 1946) ha comunicado hoy el importante hallazgo.

Técnicas muy sofisticadas, que incluyen endoscopia, scanner y microcámaras, han permitido acceder a la posible obra de Leonardo, agazapada tras el fresco que Vasari pintó en 1563 para conmemorar una importante victoria de los ejércitos florentinos. No obstante, los responsables de la investigación, tras confirmar el descubrimiento, se han mostrado muy cautos y han declarado que el estudio se encuentra en su fase preliminar y, en consecuencia, queda un largo trabajo por realizar.

En diciembre pasado, el equipo de investigadores realizó una endoscopia mediante una sonda dotada de telecámara, descubriendo que había un espacio de escasamente un par de centímetros entre la pared pintada por Vasari y la posterior. Al mismo tiempo recogieron muestras microscópicas para ser analizadas. Sus resultados han sido desvelados hoy por Seracini, quien ha confirmado que una muestra de color negro encontrada detrás del fresco de Vasari tiene una composición química compatible con el negro usado en La Gioconda y en el San Juan Bautista, lienzos que se encuentran en el Museo del Louvre. Lo que parece demostrar que la pista que se seguía era la adecuada y la pintura oscura que parecia emerger tras la de Vasari se debía al genio de los genios, "hemos seguido el camino correcto", apostilló en rueda de prensa Maurizio Seracini. 
 

Publicar un comentario