Buscador de noticias

Translate

5/4/12

Nubes versus Semana Santa




Antes de los estromatolitos todo era luz y calor, rayos ultravioletas, rayos infrarrojos… con la llegada de la vida, y del oxígeno que fue creando, se creó la atmósfera, y las nubes y con ellas la lluvia. ¿Y en el Precámbrico? ¿Llovía en Semana Santa?

Con el cambio climático y los monzones manchegos, los cielos azules han dado paso a los grises, la lluvia y las nubes han dibujado un panorama alternativo al monótono azul y ahora: ¿quién se acuerda de los desiertos?

Gavin Pretor-Pinney, en el manifiesto de la Sociedad de Observación de Nubes, dice:

- Creemos que las nubes reciben un trato injusto y que la vida sería infinitamente más pobre sin ellas.




- Pensamos que las nubes son la poesía de la naturaleza y el más igualitario de sus despliegues, ya que todo el mundo cuenta con una estupenda vista de ellas.



- Nos comprometemos a luchar contra la obsesión por los cielos azules allí donde la encontremos. La vida sería muy aburrida si día tras día tuviésemos que alzar los ojos hacia un cielo sin nubes.



- Pretendemos recordarle a la gente que las nubes son expresiones de los cambios de humor de la atmósfera y que pueden interpretarse como las del rostro de una persona.



- Creemos que las nubes son para soñadores y que su contemplación beneficia el alma. De hecho, los que piensen en las formas que ven en ellas se ahorrarán las facturas del psicoanalista.


Así pues, declaramos ante todo aquel que quiera escuchar:

Alza la vista, maravíllate ante su efímera belleza y vive la vida con la cabeza en las nubes. 


Stieglitz lo llamo “Equivalents”, yo pondría otro nombre.


Publicar un comentario